Mi nombre es Betty, tengo 57 años y desde que yo me acuerdo padecí cierto grado de sobrepeso.
La verdad es que al inicio ni siquiera te das cuenta de esto, tú piensas que no estás gorda, que es tu estructura corporal. Poco a poco me fui dando cuenta de que no estaba en el peso en que debía estar, sin embargo, también estaba segura de que de ninguna manera podría perder esos kilos que tenía de más.
La verdad es que no me sentía del todo cómoda, me cansaba muy rápido, sentía malestares físicos, stress, y luego de probar con diferentes tipos de dietas, médicos homeópatas, polvos milagrosos, volvía a ganar cada vez más peso.
Desanimada, y gracias a mis jefes que me veían mal, conocí este programa de vida saludable.
Después de la primera charla con Richard, ¿me dije este hombre de qué está hablando? Pensé: no creo que yo logre bajar nada de peso. ¿Qué no hay alimentos restringidos? ¿Qué lo que engorda es solo el exceso? ¿Solo cambiar las bebidas azucaradas por agua pura? Luego pensé y si tiene razón, ¿qué puedo perder?, si tengo todo para ganar, ¿por qué no probar?

Lo bueno del programa es que siento que no estoy haciendo dieta, ya que en verdad no es una dieta, no hay alimentos prohibidos, puedo comer todo lo que quiero en la medida de lo suficiente y con los términos aprendidos ejerzo los cuatro actos de alimentación, hidratando mi cuerpo con un 70% de agua y nutriendo al mismo con 30% de alimentos. Comencé este programa pesando 122,50 kilogramos, y en el transcurso de estas 16 semanas de duración, he bajado 21,50 kilogramos, ¡y sin hambre desde el primer día! ¡Todavía no lo puedo creer!

Ahora me doy cuenta de que se puede vivir con el alivio y la calma de lo suficiente, concepto que aplico a todas las áreas de mi vida, porque no solo se trata de un programa para bajar de peso, es un programa para vivir mejor en todas las áreas de la vida. Me siento más tranquila, alegre, con mayor movilidad, de mejor ánimo, con mejor calidad de sueño, con mayor autoestima.
Como mis hábitos han cambiado, mi cuerpo seguirá eliminando la grasa extracorporal que falta para que la flaca Betty sea liberada totalmente.
Infinitas gracias al creador de este programa de vida saludable, el señor Richard Frenkel.

Betty de Morón
Morón
Provincia de Buenos Aires
Argentina

 

betty@cervini.com.ar

email personal

¿Quieres conocer más testimonios?